jueves, 26 de junio de 2008

Amelie es sólo una película


Yo no voy a arreglar la vida de los demás, porque me cuesta arreglar la mía.

A mí los vestidos me sientan peor y el pelo se me riza. No tengo una buhardilla para mí sola ni gato al que le guste escuchar que cuenten cuentos a los niños. No voy a rebotar piedras porque no tengo ningún río cerca, y en Venezia estaba prohibido, podías dejar sin ojo a algún gondolero (aunque sé de uno que se lo hubiera merecido).

Esta tarde hay partido y yo estaré en casa, que ya no es mi casa, sola, porque nadie estará disponible. A mí lo mismo me da que gane o pierda un país.

Respiraré hondo y quitaré todos los papeles de las paredes.

Elena, para animarme, ha hecho un hip hop llamado "Lucía conquista Sagasta".

No puedo evitar tener el corazón encogido.


Papá ha encontrado un pequeño diario de Mamá.

Silvia se ha ido a India.

Hace mucho calor, pero hoy iré a llevar más paquetes a mi nueva casa, a mi nuevo barrio.

He imprimido curriculums, por si acaso de vuelta dejo alguno en tiendas y negocios.

Nadie me dijo que las vacaciones fueran a ser tan duras.


Lo siento, pero con Amelie sí que tengo una cosa en común. No me atrevo.


Cierro los ojos y el mundo muere...

2 comentarios:

´ dijo...

http://audiomissmo.blogspot.com/

´ dijo...

Me sorpendió y emocionó mucho tu dibujo (y escrito). Es increible la vuelta.
La primera vez que me encontré con tu blog y leí y lloré las cosas que decias de tu madre quise contestarte. Pero no encontraba las palabras no me salian/salen. Entonces decidí hacer algo con el sonido y las canciones. Como cuando vas por la calle y escuchas una canción que suena en un balcón y te tienes que parar porque sabes que alguien está diciendote algo, y miras alrededor y no hay tiempo sino mensajes (o simplemente una sonrisa). Cada cierto tiempo desde julio grabo algo donde tambien hay una canción y lo subo al cielo. Aún continuo haciendolo. No es importante pero es algo.
Un abrazo