viernes, 29 de octubre de 2010

La parada del vaporetto



Seguirá siendo igual sin nosotras. 1461 días después. O lo que es lo mismo, cuatro años.
Seguirá igual, con la misma luz y el mismo olor.
La parada del vaporetto de Giudecca Palanca seguirá siendo la misma que aquella llameante noche de octubre.
Sin embargo, nosotras, ya nunca seremos las mismas.
Gracias Rocío. Gracias Venezia.


jueves, 28 de octubre de 2010

El andén derecho



Iba a salir por el andén izquierdo al llegar a la última parada. Argüelles, seis y media de la tarde. Decidí cambiar, variar un poco y salir por el derecho, tenía prisa, iba a llegar tarde y tenía la certeza de que ése me llevaría antes a mi destino.
Cuando me estaba girando, la vi caminar a lo largo del andén. Creí que no era posible, ese mismo día, con la decisión que había tomado. No podía ser casualidad.
Esa persona a la que llevaba tanto tiempo sin ver. Tenía el pelo más largo y la misma expresión de…de no lo sé. Porque intenté, por unos segundos, quedarme fija, sin apartar la mirada, tratar de recordar el tono de su voz, alguna tarde de sol sobre un puente, haber compartido una cama, una lata de cerveza, un té con leche y un secreto. Traté de recordar la última palabra que me dijo, haberla abrazado, la letra de una canción absurda, no haber mirado atrás cuando se marchaba…
Y no lo conseguí.
No conseguía atrapar esos momentos.
Salí por el otro andén, segura de que no era quien yo creía.
Y diez minutos después tomaba un autobús verde que me llevó hasta un lugar al que no había vuelto.
Temblaba.
Desde que la vi por última vez me he dado cuenta que ahora sí, soy poco dada a las nostalgias. Quizá estoy recordando a esa persona ahora cuando creía haberla olvidado, enumerando todo aquello como simples cifras. Pero es que ya no consigo visualizarlo.
Todo va bien. En los momentos de mayor pánico es cuando uno tiene que lanzarse al río. Aunque el agua esté helada, las rocas están calientes por el sol.
La parada de la farmacia sigue igual.
Ahora duermo como tumbada sobre una tarta de cerezas.


martes, 26 de octubre de 2010

Invisible

¿Qué hacer cuando descubres que lo que creías seguro se tambalea?

¿Qué hacer cuando te das cuenta de que todo lo que podía consolarte en este mundo se ha muerto?

¿Qué hacer cuando ves que quien quieres no te quiere a ti?

Pues es muy fácil.

Hay que seguir leyendo, haciendo punto, tocando el piano.
Así se construyen las grandes personas.

Es más fácil desacostumbrarse a algo cuando se tienen las manos ocupadas.

Y además, lo que no se nombra no existe.

domingo, 24 de octubre de 2010

Gritar


He llegado a casa hace poco más de una hora. El autocar ha llegado puntual de León.

He vuelto desmesuradamente triste.

Ya sé que hay crisis. Ya sé que son tiempos difíciles. Ya sé que me ha tocado en mal momento, aunque no creo que exista uno bueno. Ya sé que el mundo podría ir mejor, llevo demasiado tiempo sin que se hable de otra cosa a mi alrededor.

Pero demasiado de verdad.

Y ya no puedo más.

No puedo más porque a base de repetir cien veces una mentira, termina pareciendo una verdad. Porque si repites cien veces una verdad, se convierte en un hecho.

Es el momento en el que estoy acusando de golpe todo lo recibido durante años, y no puedo digerirlo. Estoy agotada, y tengo un límite.

No estoy hablando de un puesto de trabajo, no estoy hablando de dinero. Estoy hablando de mucho más.

No había paraíso en el cielo.

Ya lo sabíamos.

Durante tanto tiempo no me he permitido decir “No puedo, no soy capaz”, pero ahora tengo que decirlo, omitirlo sería mentir. Siempre esperaba a la mañana siguiente, recuperaba fuerzas y volvía a intentarlo, con más ganas, tomando más impulso para un salto más grande, sin rendirme.

Ahora las fuerzas de veras me empiezan a fallar. Lo estoy llevando mal. La distancia, la soledad, estar rodeada de gente y completamente aislada. No es la vida que quería.

Sé que las cosas están complicadas, pero nunca, nunca desde que los cascotes empezaron a caer, se me había hecho tan cuesta arriba como ahora.

Nunca me preocupé realmente de gritar.


Scream by Lucía Inthesky



jueves, 21 de octubre de 2010

Y qué más.



Cadena robada a Caslor hace tiempo. Actualizada.

Cuatro trabajos que he tenido:
1) Chica de ropero.

2) Azafata de catering / camarera.
3) Cantante.
4) Ilustradora.

Cuatro películas para repetir:
1) Con Faldas y a lo loco.
2) Alicia en el País de las Maravillas.
3) Lo que el viento se llevó.
4) La Guerra de las Galaxias.

Cuatro lugares donde he vivido
1) Madrid.
2) León.
3) Venecia.
4) ¿Tengo que decirlo?.

Cuatro programas de T.V favoritos:
1) Los Simpson.
2) Mujeres desesperadas.
3) Los Soprano.
4) Twin Peaks.

Cuatro lugares donde he estado de vacaciones:
1) Alicante (y sigo allí).
2) Asturias.
3) Londres.
4) Lieja.

Cuatro páginas web que visito regularmente:
1) El País.
2) Series Yonkis.
3) Facebook.
4) Blogger.

Cuatro de mis comidas favoritas:
1) La ensaladilla rusa de mi abuela (no hay discusión posible).
2) Arroz abanda (cortesía de mi padre, talibán arrocero).
3) Sushi.
4) Pasta alla puttanesca.

Cuatro canciones:
1) I am the Walrus, The Beatles.
2) A rush and a push and the land (The Smiths)
3) Life on Mars? (David Bowie)
4) I only have eyes for you (Billie Holiday)

Cuatro nombres por los que me conocen:
1) Lucía.
2) Lu.
3) La Miss.
4) Lo que me llama mi padre no pienso ponerlo por cuestión de principios y pudor.

Cuatro cosas que llevo puestas ahora mismo:
1) Botas.
2) Vaqueros.
3) Jersey.
4) Horquillas.

Cuatro cosas que he comido hoy:
1) Piña cortada.
2) Café con leche.
3) Una empanadilla.
4) Un té con leche.

Cuatro de mis cosas favoritas para hacer:
1) Dormir.
2) Escuchar música.
3) Dibujar.
4) Ir de cañas.

Cuatro cosas que hice hoy:
1) Ir a bailar danza Bollywood.
2) Llamar desesperada por teléfono.
3) Recoger mi cuarto.
4) Hacer una maleta.

Cuatro cosas que haré mañana:
1) Irme a desayunar a León con mi novio.
2) Tratar de entrar en casa sin llaves.
3) Practicar yoga.
4) Tejer una bufanda.

Cuatro personas con las que he vivido:
1) Mis padres.
2) Mis compañeros de piso (actuales, 5)
3) Mi abuela.
4) Unas zorras del infierno.

Cuatro tonterías memorables que he hecho:
1) Ir de Alicante a Madrid pasando por Cádiz.
2) Subir a bailar al mostrador de un ropero en un bar.
3) Ser llevada en brazos a casa por un veneciano muy cortés (inconsciente) en una noche de lluvia.
4) Haber dicho muchas veces que sí cuando quería decir que no. Nunca a la inversa, gracias a deu.

Cuatro cosas que odio:
1) La gente mala (mala mala).
2) Las uñas largas.
3) Hacer/deshacer maletas.
4) Machismo y/o misoginia.

Cuatro libros favoritos:
1) Madame Bovary.
2) Juntos, nada más.
3) Nubosidad variable.
4) Cumbres borrascosas.

Cuatro cosas que quiero conseguir en la vida:
1) Vivir sola.
2) Sacarme el carnet de conducir.
3) Comer sin engordar un gramo.
4) Dominar el universo, por supuesto.


Antes de que saliera una serie de televisión con este nombre, a mí ya me cantaban esta canción :)

Cuéntame by Lucía Inthesky

miércoles, 20 de octubre de 2010

Sonidos que (espero) no olvidaré


Querido/a ´:

No dejas de sorprenderme. Y de emocionarme. No te negaré que la curiosidad me pica cada vez más fuerte, que probablemente no me conozcas (por lo menos no en persona), pero si lo hicieras sabrías que soy muy curiosa. Demasiado. Que me cuesta mantener el misterio de las cosas. Pero es posible que esta vez lo intente.
"I really want to know you..."
La estaba canturreando con el sonido del mercado de fondo, y de pronto, se ha hecho camino.
Hallellujah...

Me gusta tu registro de sonidos y música. Hay miles de sensaciones que creíamos desechadas y permanecen latentes, como un gen recesivo, como una flor marchita.
Aunque se tenga el corazón más cerrado que un cofre de piedra.

Tengo un incienso traído de India, llamado green Rose. A ella no le gustaba nada, decía que era muy fuerte, que prefería el Murli o el Sandal Wood, pero me dejaba ponerlo sólo porque yo lo adoraba. La segunda vez me trajo varias cajas, que todavía conservo.
Nunca he visto ninguna tienda en España donde lo vendan.
No sé por qué cuento esto, sólo es que me apetecía compartirlo.


Todos esos lugares tienen sus momentos.

sábado, 16 de octubre de 2010

Tardes de té

El silencio es hermoso.

Ya he aprendido a estarme callada muchas veces.
Me gusta octubre, me gustan sus tardes frescas de sol. Me gusta salir por el barrio a mirar escaparates.

Yo también podría hablar sólo con canciones. Puedo intentarlo si quieres.

Hare Krishna.

martes, 12 de octubre de 2010

Patatas y películas


Que digo yo, me hice este blog para continuar la estela de un fotolog moribundo, continuar diciendo chorradas en un formato que no hubiera pasado de moda del todo.
Podía dejar de tratar siempre de que mi vida sea muy profunda y muy trascendental y continuar siguiendo con lo que hacía, de Miss Moratalaz, que era un papel perfecto, aunque ya no viva en Moratalaz siquiera. Pero bueno, que me divertía, aunque ya haga tres años que mi vida no es ni la mitad de divertida que antes. Y ya empezamos otra vez.
Y para empezar, un desayuno extraño.



Extraño porque no suelo desayunar aunque me lo hayan impuesto, porque si lo hago ni de broma como esta cantidad y sobre todo, porque no me gustan nada las baked beans, pero he descubierto que quedan muy bien en la foto. Además me recuerdan a Londres, donde sólo las comía el día que llegaba y el que me iba. Según llegue mi novio, le haré un plato doble, porque a él sí le gustan.

Pues eso, que para ser el día de la Hispanidad, me he hecho un desayuno muy poco español.
Oigo los aviones desde mi casa.

Venga, voy a intentarlo.