martes, 26 de octubre de 2010

Invisible

¿Qué hacer cuando descubres que lo que creías seguro se tambalea?

¿Qué hacer cuando te das cuenta de que todo lo que podía consolarte en este mundo se ha muerto?

¿Qué hacer cuando ves que quien quieres no te quiere a ti?

Pues es muy fácil.

Hay que seguir leyendo, haciendo punto, tocando el piano.
Así se construyen las grandes personas.

Es más fácil desacostumbrarse a algo cuando se tienen las manos ocupadas.

Y además, lo que no se nombra no existe.

1 comentario:

mnfb77 dijo...

Te leo, te sigo, me gusta cómo y lo que escribes. He llorado y reído contigo (con tus textos), sobre todo llorado.

Ahora, te mando un abrazo grande.