viernes, 29 de octubre de 2010

La parada del vaporetto



Seguirá siendo igual sin nosotras. 1461 días después. O lo que es lo mismo, cuatro años.
Seguirá igual, con la misma luz y el mismo olor.
La parada del vaporetto de Giudecca Palanca seguirá siendo la misma que aquella llameante noche de octubre.
Sin embargo, nosotras, ya nunca seremos las mismas.
Gracias Rocío. Gracias Venezia.


No hay comentarios: