miércoles, 10 de noviembre de 2010

Reglas del buen gusto del barrio



Hay un complemento imprescindible que te hace parecer una dama en toda ocasión, especialmente si se trata de una entrevista de trabajo en la que esperan que te vistas bien, acorde a las reglas de la elegancia de oficina. Este complemento, maltratado por aquellos que no aspiran a vivir en el barrio de Salamanca, es el pendiente de perla.

Creedme, aunque vayáis vestidos con un gato muerto, si lo combináis con unos discretos y elegantes pendientes de perla, la cosa cambia pero que mucho. Seréis cubiertos como por arte de magia, por una excepcional pátina de distinción, comparable a la de aquellas que parece que acaban de salir del club de hípica.

Es una cosa que a los ejecutivos oficinistas de rollo campeón les vuelve locos.


'Tain't Nobody's Bizness If I Do by Lucía Inthesky

No hay comentarios: