domingo, 21 de noviembre de 2010

Sigue el camino de nubes amarillas


Alguien que me felicitó me dijo que su nueva edad (sólo quince días antes que yo) le estaba sentando de maravilla.

Quise creerla.

No me hace falta, es cierto, me está sentando de miedo.

La angustia y el pánico se han evaporado.

Necesito poquito para ser feliz. Y cuánto me alegro.

Rosales y dibujos, las nuevas recetas.

Y espero que esta sea la primera planta que no se me muera (la jardinería es un reino por conquistar).

1 comentario:

Lucía inthesky dijo...

Y dicho esto, si alguien me puede decir por qué demonios blogger no me hace caso cuando le pido que publique una tipografía y no otra, le estaría eternamente agradecida. Porque me tiene muy harta.