martes, 22 de febrero de 2011

My mother and me 1983


Las primeras creaciones suelen ser siempre las más sinceras.
Puede que no las mejores, pero sí las más honestas.

Si todos los mensajes han servido para que tome el micrófono, ya han servido para algo.

Supongo que no te parecerá gran cosa, pero lo he hecho con el recuerdo de aquel último día abrasándome la piel.
Espero que lo escuches.

Estoy aprendiendo.

lunes, 21 de febrero de 2011

Algunas cosas que sabías que terminarían pasando


Una de ellas es, por ejemplo, colgar muchos textos en internet sabiendo que hay mucha gente que pasa de poner referencias a la hora de copiarlos y pegarlos. Esto es el mundo de los blogs. Hace poco alerté a un amigo de que un ingeniosísimo texto suyo circulaba por la red bajo la autoría de por lo menos cuatro individuos. Claro que nos fastidia, pero lo que tendríamos que hacer es no colgarlos. O por lo menos aguantarnos.
Pues bien, me han soplado que me ha pasado a mí. Que ya tiene bemoles, para lo poco que escribo. Se trata de una pequeña pieza que acompañaba a un libro-objeto realizado hace cuatro años, durante la estancia en Venecia, cuyo título corresponde al de la fotografía.

Algo me dice que esto no está del todo bien, después del sonado caso de una ilustradora que ni siquiera se molestaba en quitar marcas de agua de dibujos ajenos, pienso que todo tiene un límite.

Aún no tengo muy claro como diferenciar en textos escritos el apropiacionismo o la inspiración del fusilamiento, puede que fuera sin mala intención, de manera que no pienso colgar el link de la aludida.
Simplemente que sepa que lo he visto, porque creo que ya le han dicho algo.
Y que registro mis cosillas, vaya. Por si más adelante hay tentaciones.

jueves, 17 de febrero de 2011

Ascos y aspiraciones


Me gustaría ser una mujer de negocios, y así poder experimentar lo que es hablar por el manos libres del móvil, caminando por la calle, sin sentirme gilipollas.

Y a dos días de mi examen, me voy de pajareo, porque ver arte me relaja, aunque ARCO tampoco está mal.

Próxima entrega: por qué me gustaría llevar un cardado rojo para sentirme una diva en una feria de arte, que no necesariamente en la calle.

jueves, 10 de febrero de 2011

Irremediable realidad


Hemos de reconocer, por mucho que nos duela, que en el pop, así como en otras artes, los anglosajones nos llevan mucha ventaja, y no es sólo una cuestión de talento.

Y a los hechos me remito.
No es lo mismo cantarle a Penny Lane que a Arroyo Fontarrón.
No señor.

Pero no hay de qué preocuparse. Siempre podemos presumir de que nosotros bailamos mejor.

Arroyo Fontarrón está en mis ojos y en mis orejas. Podía ser peor y haber vivido en la calle Corregidor Diego de Valderrábano.



martes, 1 de febrero de 2011

Un eterno musical




La sombra de la indiferencia es alargada.

Llevo dos días haciendo coreografías imaginarias por la plaza de Olavide, sintiéndome muy retro.

And one, and two.

He vuelto a estudiar y a conocer otra biblioteca. A subrayar, a repasar, a memorizar y a ponerme tapones en los oídos.

Y de vuelta a casa, baile.

Debería saberlo.
Espero no haber tomado la decisión equivocada.
Por lo menos alguna he tomado.

Lift up your hearts and sing me a song...


Sing it again...

Nadie sabe que estamos bailando.