jueves, 19 de mayo de 2011

igual nos equivocamos


...y la arena de playa estaba bajo unos adoquines mucho más cercanos.

Resiste, aguanta.

Me moría de ganas de contártelo.

Sin miedo, hasta el final.


No hay comentarios: