viernes, 30 de marzo de 2012

Vuelve a decirme que no llore.




Y yo dejaré de hacerlo. Te lo prometo.

Sólo es que la primavera a veces se acerca peligrosa, con sus bordes afilados.
Las noches son largas, blancas. Duermo como un bebé y vuelvo a soñar, vuelvo a recordar, vuelvo a ser igual.
Llegas sin avisar.

Ahora tengo fiebre.

...je t'attends transi
sous une tuile de ton toit...

Tengo que creer, que confiar, y todo será más fácil, pero a veces me faltas tanto que duele.


No hay comentarios: