miércoles, 12 de diciembre de 2012

Así se baila el siglo XXI


Con la crisis económica
con la austeridad
con los bonos basura
y con la productividad.

Con el crecimiento
con la optimización
con Standard and Poor’s
y con la corrupción.

Con la corrupción
Se baila el siglo XXI
Así se baila el siglo XXI.

El siglo XXI se baila (se baila)
el siglo XXI se baila
con la corrupción.

Con la recesión
con la eficacia
con la eficiencia
y con la democracia.

Con Angela Merkel
con Barak Obama
con Dominique Strauss-Kahn
y con los Lehman Brothers.

Con los Lehman Brothers
Se baila el siglo XXI
Así se baila el siglo XXI.

El siglo XXI se baila (se baila)
el siglo XXI se baila
con los Lehman Brothers.

Con la fuga de cerebros
con el desempleo
con el desarrollo
y con el rescate financiero.

Con los recortes
con los aeropuertos
con el capitalismo
y con la prima de riesgo.

Con la prima de riesgo
Se baila el siglo XXI
Así se baila el siglo XXI.

El siglo XXI se baila (se baila)
el siglo XXI se baila
con la prima de riesgo.

Con la subida de tasas
con la subida del IVA
con la obsolescencia
y la generación perdida.

Con el 15-M
con antidisturbios
con los mayas
y con el fin del mundo.

Con el fin del mundo
Se baila el siglo XXI
Así se baila el siglo XXI.

El siglo XXI se baila (se baila)
el siglo XXI se baila
con el fin del mundo.



Esta pequeña pieza se trata de una adaptación de una canción original del grupo catalán Hidrogenesse, “Así se baila el siglo XX”, lanzada en el año 2000 a través de internet. En ella, se hace un repaso de los cambios que ha supuesto el siglo XX para la humanidad, desde inventos materiales (silla eléctrica, cafetera) a hechos fundamentales de la historia (el muro de Berlín, las Grandes Guerras) así como a personajes de referencia (Mahatma Gandhi, JFK, Mao Tsé Tung).

Llevamos poco más de una década del siglo XXI, y escuchar esa canción ahora es como leer un viejo libro de historia. El transcurso del tiempo ha cambiado, estableciendo nuevos enlaces y conexiones que lo hacen fluir de una manera cada vez más veloz. La obsolescencia lo impregna todo de tal modo que apenas tenemos sensación de estar en el trayecto, de sentir el proceso.

Por lo tanto no hay que esperar un siglo más para hacer otro repaso a modo de inventario.

Al igual que en la canción original, no se ha respetado cronología alguna. En esta adaptación lo que se pretende es jugar con los conceptos y términos utilizados en los medios, la prensa y también la calle, aquellas palabras que desde que comenzó la crisis, se han convertido en parte fundamental del lenguaje que empleamos.

Para acabar con la crisis, bailad con ella.


Podéis encontrar la canción original aquí:






Lucía Inthesky, 12 de diciembre de 2012

No hay comentarios: