viernes, 18 de enero de 2013

El día que vuelva a ocurrir



Todavía no he olvidado dónde puse el corazón. He mirado por una rendija y lo he visto, y me ha dado rabia. Pero quizá aún es demasiado pronto, y sólo hay que tener paciencia.
Vi uno nuevo en una tienda cerca de casa, pero no me he animado a comprarlo.

He vuelto a soñar. Me tomaban en brazos como si no pesara un gramo, hacía sol, llevaba un vestido de colores, y después recibía una carta que me hacía daño, y sentí miedo.
Como aquellos días en los que comprendí que ya no había vuelta atrás, y que las películas son sólo eso, películas.

En realidad no estoy tan mal. Sólo incómoda.
Sólo necesito una manta y otro té caliente, porque hace ya días que tengo demasiado frío.

Y este viento...Mais tous les vents balayent les maux de coeur...






Todo se olvidará el día que ocurra lo mismo, pero con otra persona.
Eso dicen todos.

No hay comentarios: