viernes, 10 de mayo de 2013

Punto de partida

Me he perforado la nariz. Por lo visto, necesitaba una locura en mi vida, y la locura ha sido esa. Muchos dirán que no es para tanto, y es cierto: mi vida en general es como un pan sin sal. Pero como fui una niña modelo y una adolescente moderadamente rebelde (es una ironía) pues supongo que esto me parece el colmo de lo emocionante.
Supongo que los próximo será hacerme unas mechas.


Este tipo de acciones son las que harán que cualquier día me deshereden. Mirad que mala soy. Al sur de la treintena y haciendo adolescentadas.

¿Procrastinadora se nace o se hace? Yo procrastiné hasta para nacer...



Cartel nuevo, que nos han cambiado la fecha.


Es una pena que no tenga cámara de fotos y no pueda enseñar lo feliz que he sido el fin de semana pasado en Gijón.

¿Puede fotografiarse la felicidad?

Mi vida está empezando a ser hermosa, como un amanecer en Laponia.

Galactica – Sin estrellas

No hay comentarios: